Unas torrijas diferentes

He de confesar que los postres de Semana Santa me resultan algo aburridos, sobre todo porque por el carácter austero que tienen, suelen no llevar apenas decoración pero, la semana pasada me llamó María, una madre todoterreno, para encargarme algún postre típico de estas fechas para el cole de sus hijas.
Decidimos que serían torrijas con azúcar y, para que no fueran tan sosas y a las niñas pudiera hacerles ilusión, las hice en forma de mariposas.



Para esta ocasión, era mucho más razonable(por tratarse de niños de corta edad)hacerlas con azúcar para intentar que se mancharan en el cole lo menos posible.
Utilicé el cortador más pequeño que tengo de mariposas ya que, al ir mojadas en leche y huevo, crecen bastante en la sartén y quería que fueran de un tamaño adecuado a las manitas que iban a cogerlas.


 Y esta es la presentación que le dimos: en una de nuestras cajitas para que pudieran llevarlas ellas mismas al cole.


Al final, resulta que se pueden hacer cosas divertidas también para estas fechas.
Espero que les gustaran y que no quedara ni una...

¡Buena semana a todos!

5 comentarios:

  1. Qué cosas tan buenas y bonitas! Siempre innovas de la mejor manera!!!

    Muaaa

    (tengo q verte ya...)

    ResponderEliminar
  2. ¡Mira que cosa más tonta y lo original que quedan las torrijas así!

    ResponderEliminar